Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

El castillo olvidado de Bajamar

La fortificación militar se construyó en 1771, pero hoy apenas quedan de ella unas piedras, por lo que proponen erigir un monumento en el lugar.

La playa de Bajamar, que aún hoy en día muchos siguen llamando playa del Castillo, recibe ese nombre por una antigua fortaleza militar ubicada, de 1771 a 1826, en la zona, y que se conocía como Batería y Cortadura de Tejina o, más popularmente, como el Castillo de Bajamar. Lamentablemente, en la actualidad no queda rastro físico de esta fortaleza, pero existe una propuesta ciudadana para crear en el punto donde se ubicaba algún tipo de monumento que dé testimonio de este hecho histórico de nuestro pasado.

Casa de la Alhóndiga, Tejina, 1813 | Pinterest
El Ramal, Tejina, 1950 | Pinterest

Ya en el siglo XVII, la costa de Bajamar era uno de los embarcaderos del importante enclave de vecinos que existía en Tejina, fundada por familias portuguesas que se establecieron con sus cultivos agrícolas, de caña de azúcar y de viñas. Gracias a esta actividad agrícola, se desarrollaron relaciones comerciales, principalmente con Portugal y Brasil, haciendo de este enclave el lugar desde donde realizaron sus expansiones productivas.

El castillo de Bajamar

El eco olvidado del castillo de Bajamar
Imagen de los restos del muro del Castillo, en una fotografía de 1910 | diariodeavisos

En el Diario de Juan Primo de la Guerra III Vizconde del Buen Paso hallamos algunas notas sobre la existencia en Bajamar de la Batería de Tejina, ubicada en la costa, a pesar de que la playa no era muy apropiada para el desembarco de tropas.

El Regimiento Ultonia, que sería desplazado a Barcelona en 1802, fue un regimiento del ejército español (1709 – 1818) reclutado entre irlandeses que huyeron después de la derrota de los católicos a manos de Guillermo de Orange en el año 1691. Según el noble irlandés Guillermo Lyons, jefe del Regimiento Ultonia, en el siglo XVII muchos irlandeses fueron perseguidos por causas religiosas y políticas a menos que cambiaran la religión católica por la protestante. Muchas familias emigraron y varias vinieron a España alistándose en el ejército español bajo el reinado de Felipe V.

Plano de la Batería y Cortadura, construida en Bajamar en la costa de Tejina en Enero del año de 1771. por el ingeniero Joseph Ruiz

El Regimiento o Batería se ubicó en la costa de Bajamar. En los años cincuenta todavía quedaban vestigios de ella y su emplazamiento, y los lugareños aún le denominaban «El Castillo de Bajamar». Sería bonito recuperar este vestigio de nuestra historia.

Autora. Carolina Real.

Y UNA VEZ MÁS, EN TENERIFE…

Tenemos que ver cómo el negocio lucrativo de unos pocos va en detrimento del sentir popular y del Medio Ambiente.

En el día de ayer (16 de junio de 2020), tanto las redes sociales como algunos diarios de la Isla se han hecho eco de la protesta realizada en contra de la construcción de un polémico hotel en la playa de La Tejita (a continuación de El Médano, en dirección sur), en el municipio de Granadilla de Abona.

Google Earth

¿Y cómo han efectuado dicha protesta? Pues ni más ni menos que subiéndose a las grúas de construcción al mejor estilo de Greenpeace.

Un poco de historia:

En 1973 se aprueba el proyecto de urbanización Costabella, mientras estaba en vigor la Ley de Costas de 1968. Sería la Ley de Costas de 1988 la que aumenta a 100 metros la servidumbre de protección, respetando los 20 metros de suelo urbano con aprobación parcial, caso de Costabella. El 28 de diciembre de 2015, el alcalde innombrable de turno anunció la construcción de un hotel de 5 estrellas en Costabella, limítrofe con la playa La Tejita. La tercera Ley de Costas (2013) rebaja el área de protección a 20 metros, no afectando a Costabella. La licencia de construcción fue otorgada el 28 de diciembre de 2018 y los trabajos de la edificación empezaron el 29 de mayo de 2019.

¿Y QUÉ PASA CON LA REACCIÓN?…. Una petición realizada por la Asociación ecologista Salvar La Tejita es admitida a trámite por el Comité de Peticiones del Parlamento Europeo, en julio de 2016. Esto ocasionó, durante el ejercicio siguiente, la visita a la zona denunciada de varios eurodiputados que forman parte de la Comisión de Peticiones. El objetivo era «evaluar los daños denunciados que dicha construcción podría acarrear a una zona tan sensible como las dunas móviles de La Tejita», espacio sobre el que existe una declaración de Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) y Zona de Especial Conservación (ZEC).

A la asociación ecologista le preocupan «las irregularidades observadas en el proyecto, especialmente, las que conciernen a directivas europeas». Al respecto, expone que la obra «carece de informe de impacto medioambiental así como de sistemas de depuración de aguas residuales».

En todo caso, Salvar La Tejita recuerda que está por resolver la revisión del límite de la servidumbre de protección del dominio público marítimo-terrestre por parte de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica de la Administración General del Estado.

Dicha revisión, solicitada por el colectivo ecologista denunciante, fue aceptada por Costas en 2019, tras haber presentado la Asociación Salvar La Tejita un estudio geomorfológico de las características de la zona. En el mismo se plantea que el hotel debería quedar a 100 metros de la costa, en vez de a los 20 metros establecidos con anterioridad.

La impresión que tiene el Fisgón, es que lo de declaración ZEPA y ZEC sólo sirve para ponerte multas si estas haciendo senderismo, por el daño que hacen tus botas a la flora y fauna local, en comparación con el daño de construir un hotel, añadiendo además el aumento de la presión humana sobre esa zona de especial sensibilidad.

Aún tengo frescos los recuerdos de buenos momentos que hemos pasado mi mujer y yo en esa playa. Tomando el sol, bañándonos, volando la cometa… Recuerdo que pegado a Montaña Roja había una zona nudista, seguida de un chiringuito montado aprovechando un antiguo búnker construido en la II Guerra Mundial; después venía una gran extensión de playa en la que se podía, como ya he dicho, volar cometas y dónde realizaban sus primeros pinitos los practicantes del kite surf. Todo ello se irá al carajo (con perdón) debido a los cuatro «ruines» amantes de llenar la Isla de cemento y de amasar grandes cantidades de dinero, aunque sea a costa de cometer un atentado ecológico.

Para saber más: https://www.eldia.es/tenerife/2020/06/16/activistas-encaraman-grua-exigir-paralizacion/1087059.html; https://www.20minutos.es/noticia/4293116/0/activistas-toman-las-gruas-de-la-tejita-tenerife-para-exigir-la-paralizacion-de-la-construccion-del-hotel/

Autoría: Antonio Tárraga.

Un universo llamado Anaga

Tenerife encierra en la zona nororiental de la Isla uno de los tesoros naturales que desde hace cinco años cuenta con el reconocimiento de Reserva de la Biosfera, una distinción que está respaldada por la Unesco y que pretende promover el desarrollo sostenible basado en los esfuerzos de la comunidad local y el apoyo de la ciencia.

Se trata de una marca que invita a consolidar y preservar los valores de Anaga, que van más allá de la normativa supramunicipal que se desarrolla para la protección del Parque Rural de Anaga. En el caso de la Reserva de la Biosfera es un impulso para conciliar la conservación de la diversidad biológica y cultural con el desarrollo económico y social, a través de la asociación entre personas y naturaleza.

Más allá del concepto idílico de Anaga como un paraíso natural, su desarrollo está supeditado a tres grandes condicionantes: el medio natural y paisajístico por una parte, la conservación de usos y tradiciones, por otro, y el turismo y la presión del territorio, formada por los núcleos vecinales de la zona. Hay que tener en cuenta que no se trata de un espacio inerte, sino que casi 21.000 personas, según los datos de la Unidad de Población de 2014, residen en esta zona y se debaten entre el avance o la conservación del lugar. De ahí precisamente sus reticencias al cada vez más nutrido turismo que pone sus ojos en este territorio.

Aunque pueda parecer una contradicción, la normativa que se regula desde el Parque Rural de Anaga limita el desarrollo de un territorio que experimenta el progresivo regreso de numerosos habitantes o la explotación de la agricultura, o incluso en la explotación de casas que en su momento quedaron deshabitadas y abandonadas y que se han recuperado como segunda residencia o, incluso, como viviendas que se dedican al turismo vacacional.

Para entender Anaga es preciso distinguir el Parque Rural, regulado por una normativa legal y con superficie inferior a la Reserva de la Biosfera, que incluye no solo la vertiente norte de esta zona, sino también la franja de María Jiménez.

Anaga es historia, cultura, raíces, idiosincracia, protección del territorio, donde sus habitantes, desafiando a los barrancos y cumbres, se han acostumbrado a convivir con el mar de nubes o formaciones vegetales boscosas de fayal-brezal y laurisilva que coronan el macizo por encima de los 500 metros de altitud.

Se trata de un territorio único, con 196 especies de flora vascular, de los 39 endemismos macaronésicos, 102 canarios, 26 tinerfeños y 21 locales; con 1.910 especies inventariadas como invertebrados dentro de la fauna terrestre, de los cuáles 512 solo viven en Canarias, 329 en Tenerife y 95 son exclusivas de Anaga. Esta Reserva de la Biosfera incluye también la fauna marina, con 60 especies de condríctios englobadas en 24 familias y 493 especies de osteíctios de 134 familias diferentes.

Además, siete de los doce tipos de suelos del planeta se encuentran en Anaga, lo que evidencia la extraordinaria diversidad del territorio de la Reserva de la Biosfera, el atractivo más valioso de Tenerife por su diversidad biológica, genética, de ecosistemas, por su riqueza patrimonial y su paisaje con sistemas de adaptación humana al territorio muy singulares. Destaca la presencia de los andisoles, los suelos más característicos de las regiones volcánicas, y por tanto de Canarias, con unas propiedades muy singulares, y es que el suelo es el resultado de la interacción de diferentes factores, clima, roca, tiempo, vegetación y topografía.

Uno de los secretos del Universo vegetal llamado Anaga.

Autora: Carolina Real.

Cuando las rocas adoptan forma humana

¿Quién no ha coleccionado piedras de formas raras que se apartan de lo esperado en esta clase de objetos?

Este tipo de piedras pueden suponer tanto una fuente de estímulos como un recurso muy eficaz para la localización de figuras o patrones alternativos en determinados proyectos creativos. Sus formas naturales son como los signos de un lenguaje implícito dentro el arte. Y, lógicamente, el ser humano se siente atraído por tales singularidades, le divierten.

Foto: Carolina Real.

El arte de contemplar piedras se basa en el coleccionismo de objetos con formas inspiradoras que estimulan la imaginación, desencadenando toda una serie de procesos mentales. Supone el descubrimiento de un orden oculto en la naturaleza, en el que pueden apreciarse montañas, animales, personajes misteriosos, seres mitológicos u objetos de la más diversa índole.

Si alguien aún no le ha encontrado el parecido o nunca ha visto un rostro en algún objeto inanimado, quizás deba preocuparse. Resulta que esta obsesión por encontrar significados es un fenómeno muy común en nuestro cerebro; recibe el nombre de pareidolia (palabra derivada etimológicamente del griego eidolon (εἴδωλον): ‘figura’ o ‘imagen’ y el prefijo para (παρά): ‘junto a’ o ‘adjunta’), un mecanismo por el cual reconocemos patrones en medio de todo el desbarajuste sensorial que nos presenta el entorno.

Foto: Carolina Real.

Haciendo un poco de historia, recordemos que esta práctica milenaria es originaria de China, desde donde se extendió al resto de los países de su área de influencia (Japón, Corea, Vietnam) y, a principios de los años sesenta del siglo XX, se amplió a muchos países occidentales a través de exposiciones en museos y galerías de arte, así como con la aparición de nuevos ensayos que han logrado despertar un creciente interés por el entendimiento de un arte apenas conocido en nuestro país.

El caso es que en determinados espacios naturales sobresalen, por su singularidad y rareza, imponentes formaciones rocosas que, desde siempre, han cautivado al espectador y han llamado su atención. Paisajes cuyo modelado de las superficies ha sido causado por la erosión durante millones de años, propiciando la aparición de verdaderos prodigios geológicos de todo tipo de formas y tamaños, entre los cuales se encuentran los considerados monumentos naturales, algunos de ellos declarados patrimonio natural de la humanidad. Pero, de entre todas esas formaciones asombrosas, sólo una clase constituye el objeto de esta investigación: se trata de las rocas que tienen la forma de rostros humanos.

Y, para encontrar estas piedras, no hay que ir muy lejos, tan sólo dar un paseo por la orilla del mar, eso sí, lentamente y disfrutando del entorno. Una vez más, el Fisgón, en uno de sus paseos habituales, ha encontrado uno de estos raros ejemplares, una roca que más bien se nos antoja una cara humana, situada en al camino de San Juanito de La Punta del Hidalgo (Tenerife). Ya ven, ni siquiera el Fisgón ha escapado a la tentación de buscar un sentido a la extraña belleza de sus formas.

Foto: Carolina Real.

Cuando el parecido creado por la ilusión permite ver cosas distintas en el objeto, éste transporta al espectador a otros lugares imaginados.

Autores: Antonio Tárraga y Carolina Real.

Aún hay tiempo de salvar los océanos, dice Philippe Cousteau

Ojalá sea cierto y se pueda hacer algo todavía.

El Boletín de ARBA

El ecologista dice que en los últimos 40 años la biodiversidad del planeta se redujo a la mitad

Los océanos aún pueden ser salvados, aseguró el ecologista y oceanógrafo Philippe Cousteau, y explicó que existen los medios para hacerlo y que solo falta voluntad política. El nieto del célebre explorador francés Jacques-Yves Cousteau dijo en una entrevista que en los últimos 40 años la biodiversidad del planeta se redujo a la mitad.

https://www.eltiempo.com/vida/medio-ambiente/dia-mundial-de-los-oceanos-aun-hay-tiempo-de-salvarlos-dice-cousteau-504412

Ver la entrada original

Día Mundial de los Océanos- 8 de junio 2020 – La Universidad de Alicante pone el foco en mejorar la gestión de residuos plásticos de Áreas Marinas Protegidas

Y SEGUIMOS IGUAL, VECINITOS…

Antes del COVID-19 (ahora ya no decimos antes/después de Cristo), el hecho de llevar la basura a los contenedores era para mí un gran momento de expectación. Debido a la sinrazón de ciertos vecinos no era raro el día en que apareciera basura de todo tipo en los alrededores de los contenedores. Les aseguro que están casi todos los contenedores: el de orgánica, plástico, papel y vidrio. ¡Ah, y tengo que añadir un contenedor de ropa usada! He dicho casi porque hace un tiempo también hubo uno de aceite usado, pero acabaron quitándolo. Bueno, pues continuando con lo que les comento, había veces que aparecían bolsas de ropa por fuera del contenedor (sin estar lleno), bolsas de basura orgánica por fuera: alguna ya abierta por la acción de algún perro. Neveras, lavadoras, muebles desmontados… Un día hasta me encontré una lavadora de carga superior dentro del contenedor de basura orgánica (¡ lo juro por Snoopy!). La mala leche de estas ¿personas? llegaba a tal punto que ponían las bolsas de basura u otros enseres debajo del trasto-pedal que tiene dicho contenedor de orgánica, de tal forma que, cuando lo accionabas, la tapa sólo se habría un fisco, y te las veías y deseabas para poder meter tu bolsa de basura.

Foto: Antonio Tárraga

Durante el momento más duro del confinamiento, pensé que la cosa cambiaria ¡Pues no! Parece que fue un buen momento para hacer reformas en casa: lavabos, bidés, mesas de escritorio, estanterías y electrodomésticos varios aparecían en los días en que tenía que ir a trabajar y pasaba por ahí. Debe ser que desconocen que el Ayuntamiento de La Laguna dispone un servicio gratuito de recogida de enseres y electrodomésticos usados con un número de teléfono (900 102 925) gratuito, al que llamas y te dicen dónde y a qué hora debes dejar el objeto en cuestión.

Foto: Antonio Tárraga

Estas fotos son de hoy (06 de junio de 2020), no hay mucho por fuera, pero es que no debería haber nada. Como hay restos de toda índole, el lugar ya estaba infectado de moscas, por no hablar del olor y, como se aprecia en la foto, hay una parada de guaguas al ladito mismo.

Foto:Antonio Tárraga

A pesar de lo que se esta hablando sobre la interacción humana en la naturaleza, que puede dar lugar a pandemias como la que estamos sufriendo, hay ¿personas? que esto ni les va ni les viene ¿Es que es complicado poner ese bidón de plástico en el contenedor amarillo? ¿Y la ropa en el de ropa usada? ¿ y la orgánica en el gris? ¿Es que son daltónicos, o tienen algún problema de fuerza o agilidad? No, simplemente son, como se dice aquí … ¡Jediondos! (Sí, con jota).

Por si tienen curiosidad, estos contenedores se encuentran en la carretera de Tejina, dirección a Bajamar, después del Km. 13, al pasar la entrada al club náutico siguen unos 300 metros y a mano derecha es la subida a la Urbanización Porlier. Se ven desde la misma carretera.

Autor: Antonio Tárraga.

La violeta de Anaga

La violeta de Anaga (Viola anagae) es un endemismo de la isla de Tenerife, presente únicamente en el Macizo de Anaga, Reserva de la Biosfera. Se trata de una planta de pequeño porte, herbácea, con tallos largos, provistos de numerosos estolones que enraízan al tocar el suelo, aspecto que facilita la extensión de esta especie que llega a cubrir amplias superficies.

Viola anagae

Presenta unas flores de color azul-violáceo y con unas zonas blanquecinas recorridas por unas vistosas venillas de color morado, dispuestas al final de finos pedúnculos.

Sus hojas aparecen agrupadas en rosetas en la parte terminal de los tallos; son simples, alternas y pecioladas con dos pequeñas aurículas en la parte posterior. El limbo o lámina tiene una coloración verde-oscura en las hojas más viejas y tonalidad más clara en los brotes tiernos, presentando una llamativa forma acorazonada-orbicular con la base profundamente cordiforme y con el margen suavemente dentado.

Archivo:Ensilladaanaga1-092-general-a10.jpg
Violeta de Anaga. Foto: Damián Esquivel Díaz.

Hábitat

La violeta de Anaga se localiza generalmente en lugares sombríos y húmedos de laurisilva y, sobre todo, en los brezales, donde la influencia de los vientos alisios dejan una mayor precipitación horizontal. También está presente en zonas de laurisilva menos venteadas, situadas a lo largo de algunas pistas y carreteras que recorren la Reserva Natural Integral del Pijaral.

Reserva natural integral del Pijaral - Wikipedia, la enciclopedia ...
Reserva Natural Integral del Pijaral | Wikipedia

En la actualidad, hay varias poblaciones de este endemismo en diferentes enclaves del Parque Rural de Anaga y de la Reserva Natural Integral del Pijaral. La violeta de Anaga está incluida en el Catálogo Canario de Especies Protegidas, creado por la Ley 4/2010 del 4 de junio, en la categoría de especie de interés para los ecosistemas canarios.

Viola_anagae

Aplicaciones medicinales

Esta planta ha sido desde antiguo ampliamente cultivada en los parques y jardines, tanto por su fácil reproducción (por semillas y por esquejes) como por la belleza de sus flores y su delicado olor. Precisamente la flor es la parte más utilizada en la farmacopea, empleándose tanto en infusiones como en jarabes. 

Las hojas de violeta también han sido utilizadas como emolientes y laxantes e incluso como reactivos químicos y su raíz ha sido empleada en la farmacia clásica como sustituto de la ipecacuana (Cephoelis hipecacuanha), una planta procedente de Brasil que fue ampliamente utilizada en medicina por sus propiedades eméticas (sustancia que sin otro trastorno provoca vómito).

Otras aplicaciones clásicas de la violeta como era para fabricar perfumes, se encuentra hoy en día en desuso, dado el elevado número de pétalos necesarios para obtener una cantidad apreciable de perfume.

Mitos y Leyendas sobre la violeta

Diferentes mitos y leyendas rodean a la violeta. En la antigua Grecia se cuenta que la diosa Perséfone estaba recogiendo narcisos y violetas cuando fue raptada por Hades, dios del Inframundo, y llevada a las regiones infernales. Tal vez, por este motivo, la violeta fue asociada al misterio, y que, junto a los narcisos, se consideraran una puerta al Más Allá. Esta tesis se confirma por el hecho de que en las rosalías romanas (también llamadas violarías) se ofrendaba a los espíritus de los muertos rosas y violetas sobre sus tumbas.

La Diosa Kore-Perséfone: Iniciativa, Curiosidad, Renovación ...
Imagen: Persephone, de Barbara Cooney.

En la antigua Roma se debía su origen en las lágrimas que brotaron del cielo cuando los dioses crearon las estaciones del año. Cuentan que, después de haber creado el invierno, de un soplo apartaron las nieves y comenzó a nacer la hierba, las aguas de los arroyos empezaron a correr y el sol salió entre las nubes. Ante este espectáculo, los dioses comenzaron a llorar de alegría y sus lagrimas cayeron sobre la tierra brotando en su lugar las violetas. Por eso, también se las conoce como “Lágrimas de los dioses”.

Una bella leyenda para una bella flor. ¿No les parece?

Autora: Carolina Real.

Canarias más verde

Ya hemos hablado de cómo, mientras miles de canarios se encerraban en casa a resguardo del virus y empezaban a ver la vida desde ventanas y balcones, fuera, la naturaleza se tomaba un respiro, dejándonos imágenes insólitas.

Vista del Teide, al atardecer, con las cumbres de La Palma al fondo EFE

Con la desescalada, tras disminuir el estado de alarma por la pandemia, la Agencia EFE ha podido acercase a algunos de nuestros lugares más hermosos, proporcionándonos fotografías como las que mostramos. La imagen del Teide, en Tenerife, durante el confinamiento es similar a cuando se decidió en 1954 declararlo Parque Nacional: un espacio donde la naturaleza crece y vive en soledad.

Un tajinaste rojo, con el volcán detrás, en el Parque Nacional de Las Cañadas del Teide EFE

Se ven halcones, normalmente esquivos, volando por el lugar; pinzones azules moviéndose más allá de su zona de vuelo, los pinares, y bisbitas camineros, pequeños pájaros endémicos de las islas de la Macaronesia al que el confinamiento humano les ha dado confianza para andar a sus anchas por el parque.

Pinzón azul de Tenerife | seo.org

Desde El Fisgón creemos necesario que haya en estos espacios más zonas amplias protegidas, donde las especies menos adaptadas al ser humano puedan vivir con cierta tranquilidad.

Es maravilloso ver cómo se comporta la naturaleza sin zapatos que la pisen

Autora: Carolina Real.

Fuente: eldiario.es.

Renacer

La pandemia del COVID-19 nos está dejando imágenes insólitas en muchos lugares del mundo, entre ellas la de nuestras playas, que han cambiado su imagen habitual de toallas y sombrillas por un rostro más amable, el de nuestra flora autóctona.

Es sorprendente ver cómo la naturaleza se abre paso, osada y casi a hurtadillas de cualquier caminante solitario. Así, es posible encontrarse con ejemplares en los que normalmente no reparamos, auténticos supervivientes de zapatillas, cholas, balones…, de nosotros mismos como personas.

Uno de estos supervivientes tozudos es la Astydamia latifoliauna especie nativa en las Islas Canarias, que suele darse en ambientes costeros y rocosos. Se trata de una planta bianual o perenne, con tallos y hojas carnosas, de color verde claro hasta verde glauco, que se conoce como «lechuga o acelga de mar«, tanto por su apariencia como por crecer en zonas de alta salinidad.

Nominación

Astydamia: género dedicado a la ninfa Astydamia, hija de Oceanus. Tiene sentido, ya que la planta crece en las cercanías del mar.
latifolia: procede del latín latus, que significa «ancho», y folius, que significa «hoja», es decir, planta con hojas anchas.

Usos

Es una planta comestible, con alto contenido en Vitamina C. Se dice que los marineros que pasaban por Canarias recalaban en nuestras costas en busca de esta planta para suplir las carencias alimenticias de la dieta pobre que llevaban, debido a que no existían los actuales métodos de conservación de los alimentos. Sus principales compuestos activos son el apiol, la miristicina y los aceites esenciales.

Otro tipos de ejemplares que sumamos a la categoría de «supervivientes» son las especies de Cosco (Mesembryanthemum nodiflorum), que adornan la orilla de nuestras playas. Se trata de una planta pequeña con hojas finas, carnosas y cilíndricas, inicialmente verdes, aunque luego se tornan rojizas. Lo más llamativo de esta planta son sus flores blancas, también muy pequeñas, de tan sólo 1 cm de diámetro, pero francamente preciosas.

Usos y aplicaciones:

Obtención de sosa para elaborar jabón.
Alimento, de sus semillas se elaboraban tortas y sobre todo gofio.

Los campesinos majoreros tradicionalmente la han recolectado  con una doble finalidad. Por un lado servía  como  barrilla que se exportaba para usarse en la fabricación de jabón y para ello los campesinos, una vez seca la planta, la quemaban , compactándose  las cenizas  en lo que se llamaba la piedra de barrilla que se exportaba fundamentalmente a Inglaterra.

Por otro lado, se  recogían  la semillas  de la planta que se utilizaban como alimento fabricándose un gofio , algo salado, pero muy codiciado por sus cualidades nutritivas. Para su elaboración,  una vez seca la planta,  se llevaba a los “lavaderos”, u  oquedades  naturales de las rocas en las costas, donde se removía en el agua marina. Con ello las vainas se abrían y las semillas flotaban en los charcos  facilitándose así su recogida. Una vez tostadas, las semillas se pasaban por el  molino  de mano, útil especialmente codiciado en las tareas domésticas  de toda Canarias, y el gofio obtenido calmaba el hambre y alimentaba, por lo que gracias a él durante siglos la población ha podido  subsistir en la isla, sobre todo en las épocas de hambrunas.

Fotografías tomadas por los autores

Indiferente a nuestro confinamiento, la naturaleza ha comenzado a recuperar lo que es suyo.

Autores: Antonio Tárraga y Carolina Real.

A festa é boa para pensar.

Para Mikhail Bakhtin, as festividades "são uma forma primordial, marcante, da civilização humana", logo, a festa, o carnaval e a cidade, são convidados especiais deste espaço.

Recuerdos para cuerdos

Historias de mi vida y de otras vidas

Escribir sobre la punta de la i

Pequeños relatos para grandes historias

Lo irremediable

Cultura accesible a todas, todos, todes @conejoexistencial

Guillermo Barona

ACTUALIDAD Y OPINION

El mono calvo

Cazador—recolector de ideas

Safo

Tradición Clásica y Poesía femenina

Literatura de Japón

Tu portal de lectura asiática y mucho más.

Trabaja con Libertad

Trabaja desde donde quieras

Daniel Olivares Viniegra

Poeta trabajando... Disculpe las molestias.

Trabajar en Gestión Ambiental

"Aquellos que tienen el privilegio de saber, tienen la obligación de actuar" - Albert Einstein

PULSA UNA TECLA

El sitio para los retrojugones de Amstrad CPC, Commodore 64, MSX, Spectrum, Atari VCS, CBS ColecoVision y Videopac

Sigo aqui

Mi rincon del cuadrilatero

Perdiendo el Norte

Relatos de viajes alrededor del mundo

Ángeles y condenas

Blog de Antonio Navarro Vázquez

Emilio Salvi

Escritor, militante, artesano